¿EL JOKER, UNA ALEGRIA IMPERFECTA?

¿Necesitamos un alter ego de nosotros mismos para sentir que pertenecemos y que somos parte de la vida que vivimos?

¿Necesitamos ponernos la máscara de alegría para mostrar que nuestra vida es perfecta?

Esa insatisfacción nos puede llevar por caminos que no hubiéramos querido recorrer, tergiversando lo real de lo no existente. Potenciando nuestras inseguridades, temores, iras y rechazos.

¿Nos estaremos convirtiendo en esos personajes de la sociedad que justificamos nuestras frustraciones y desencadenamos un odio hacia hombres o mujeres que no nos miran, por que según nosotros no llenamos la  talla?

¿Queremos cambiar físicamente a un estereotipo diseñado por nosotros mismos, en donde: las roturas de costillas, reconstrucción de estructura ósea, uso de esteroides, liposucciones o transplantes nos lleven al paraíso de la aceptación y admiración?

¿Qué nuestras frustraciones internas se conviertan en una enfermedad mental cuya única forma de canalizarla es a través de la violencia?

El Joker es un grito de la cultura Incel (celibato involuntario), a la confusión de querer y ser a la vez, al no entendimiento social, a la auto destrucción canalizada a través de una violencia justificada por el rechazo social. Eso es lo que estamos construyendo tratando de ser quienes no somos en realidad, convirtiéndonos en anti héroes de nosotros mismos.

Empecemos por aceptarnos como somos y aprendamos a querernos, no tenemos que cambiar, somos únicos y merecedores de lo mejor. Convirtámonos en  seres inspiradores de nuestra sociedad.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí